Para las parejas aventureras, enamoradas de los entornos naturales, que quieren en su viaje de novios vivir la evasión a un mundo distinto. Namibia es un fascinante lugar donde conocer desiertos, dunas de arena, cañones, reservas de animales e impresionantes parques naturales.

En el período de diciembre a marzo el clima es muy agradable, con temperaturas no demasiado altas y lluvias suficientes, que le hará apreciar aún más su luna de miel en este fabuloso país.

Una estancia en Zanzíbar y Tanzania se puede organizar durante todo el año, excepto tal vez durante la temporada de lluvias intensas, de marzo a mayo.

El mejor momento para ir de luna de miel al Senegal es la estación seca que va desde principios de octubre hasta primeros de junio.

A lo largo de la costa, desde Saint Louis a Saloum, el calor es agradable gracias a las brisas marinas.

La cordillera Virunga es uno de los castillos de agua de la África Central. La lluvia es abundante, pero se distribuye de manera diferente durante el año: de marzo a mayo son los meses más intensos.


Durante la estación seca, de junio a octubre, el clima es más agradable (el calor es soportable durante el día y fresco por la noche y las lluvias son limitadas) y por lo tanto este es el mejor momento para ir de luna de miel a estos lugares, disfrutando de la mejor naturaleza y para poder tener un encuentro con los gorilas de montaña. En octubre y noviembre retornan ya las lluvias.

 

Para la luna de miel cualquier momento es bueno para visitar Marruecos, aún así es preferible evitar Fez, Meknes y Marrakech en verano y el desierto y las zonas montañosas en primavera.

La costa tiene un clima agradable durante todo el año, pero si no le gustan las playas abarrotadas se debe evitar los meses de julio y agosto.

El mejor momento para ir de luna de miel a Malí es de noviembre a marzo, cuando las temperaturas no son demasiado altas y el riesgo de precipitaciones es muy bajo. A partir de mediados de marzo hasta mayo las temperaturas son muy altas.